CONVOCADOS POR EL DIOS ALTÍSIMO

Para una sencilla misión

Este don de Dios, para quienes lo recibimos, no responde a méritos especiales, sino que responde a una providencia, a un plan, que siempre ha estado presente en la mente y en el corazón de Dios.

La llamada es para algo, por ti y por la Comunidad; para hacer algo específico por Él y su Reino. Eres llamado para vivir feliz en el nombre de Cristo, realizando una misión. Dios quiere nuestra colaboración para construir su proyecto de salvación. Por lo tanto, la llamada es a cooperar con Cristo en este mundo para, de esta forma, realizar su redención.

Cada llamada tiene una clave única; trazando así una historia personal constituida por experiencias personales en el seno de su Iglesia.

Dios promete estar siempre con nosotros, hablar por nosotros, darnos el poder y la fuerza necesaria para la vida y para la misión. Puedes estar seguro de que te dará todas las gracias que necesitas para responderle con un decidido y alegre "sí".

A tu disposición en: fraydino@gmail.com


7 Pasos para el Discernimiento

para comenzar a caminar como Franciscano

  • Vívelo con paz, Dios está haciendo camino contigo
  • Encuentra un acompañante para compartir tu inquietud, implícate en tu parroquia o comunidad.
  • Lee sobre la vida religiosa, sobre San Francisco, sobre la misión de la Iglesia
  • Dedica tiempo para orar y estar con el Señor.
  • Ponte en contacto con la comunidad a la que te sientes llamado o sobre la que quieres conocer. Visita la comunidad, Conoce su misión y su vida
  • Construye una relación con la comunidad sobre la que quieres discernir. Es bueno unos meses para conocimiento mutuo de la misión y de tu propia inquietud
  • Espera y ponte a disposición del Señor que te revelará su voluntad a través del acompañamiento.

La Sagrada Escritura te puede ayudar :

Antiguo Testamento

  • Gen 12:1-4
  • Ex3:10-12, 4:1, 10-12
  • 1 Sam 3:1-10
  • Am 7:14-15
  • Is 6:8
  • Jer 1:4-8
  • Ez 3:1-4
  • 1 King 10

Nuevo Testamento

  • Lc 6:12-15
  • Lc 4:1-13
  • Mc 3:13-15
  • Lc 10:38-42
  • Lc 18:15-30
  • Lc 12:22-31
  • Lc 9:57-62
  • Fil 1:9-10
  • Mt 16:25-28
  • Rom 8:26-31
  • Mt 22:1-14